in

8M: La fuerza de la mujer al frente de una bodega y unas salinas

En la semana del 8M, las hermanas Sauci, en Bollullos Par del Condado, y Manuela Gómez, en Isla Cristina, nos cuentan cómo capean como pueden la crisis en busca de mejores tiempos.

8M hermanas Sauci
Las hermanas Sauci./ F. C.

Dos mujeres al frente de unas bodegas no es algo habitual, por eso conviene visibilizarlo en esta semana del 8M. De hecho, es algo que en toda la provincia de Huelva solo se da en la localidad de Bollullos Par del Condado, donde Montserrat y Begoña Sauci gestionan la empresa que lleva su apellido como nombre y marca.

Las dos hermanas capean la crisis en una de las bodegas más veteranas de la comarca del Condado de Huelva, con un apellido que habla a las claras del origen francés de la familia.

Aproximadamente en 1780, unos franceses apellidados Saussi, se asentaron en la zona, dedicándose al cuidado de la viña y elaboración de vinos. Desde entonces, se ha trasmitido de generación en generación, hasta que en 1925 Fernando Sauci inicia la actividad comercial, creando Bodegas Sauci.

Años después, su hijo Manuel fue uno de los pioneros en el embotellado en el Condado de Huelva. Así en 1965, consigue sacar al mercado su primer vino embotellado, Espinapura. Hoy en día, desde el año 2003, la empresa se encuentra regentada por su tercera generación.

Montserrat y Begoña Sauci, son el futuro de la compañía, constituyendo así, una de las pocas bodegas Andaluzas regentada por mujeres. Dos mujeres criadas en el amor y exquisito mimo al vino, que trabajan para conservar y engrandecer su legado sin olvidar nunca la fidelidad a su propia historia.

“Es muy difícil sin los bares”

Han pasado la crisis de 2010 y están pasando por la actual, que está siendo “muy complicada, porque dependemos mucho del sector HORECA, además del turismo”, y ambos se han visto muy resentidos, y se ha intentado reforzar la compra online, “porque se ha consumido más en casa, pero la restauración ha caído mucho”, explica Montserrat.

Y eso que 2020 no fue malo en su conjunto, “ya que el verano fue muy bueno, y Navidad también, pero el consumo depende de las olas, del confinamiento… Pero a pesar de eso, el año pasado sirvió para sacar dos nuevas producciones, “un tinto crianza de uva Tempranillo y Syrah que está en la nave de Minos generosos, con lo que se ha beneficiado de las condiciones de la bodega y un Sauci Tinto Crianza, también fino cruzado, con diferentes criaderas de la crianza. Hemos mezclado criaderas y cogido las mejores botas de la bodega para hacer la saca”.

Con todo, Montserrat lamenta que “la covid está siendo complicada para todos. Este sector está tocado, pero no dejamos de luchar, y no se nos ha quitado la ilusión de siempre”

Referencia de la sal

Doblando el mapa de la provincia, en este 8M fijamos también el foco en Manuela Gómez, que dirige en el acceso a Isla Cristina desde Pozo del Camino.

8M salinas Biomaris
Manuela Gómez, de Salinas del Alemán-Biomaris./ F.C.

Y eso que hace casi 20 años corría peligro de dejar de funcionar. Su propietario abandonaba la labor por su jubilación, pero su hija no estaba dispuesta a que dejase de funcionar, aunque le quiso dar otro toque.

Manuela Gómez puso así en marcha “Biomaris“, que hoy día exporta desde Isla Cristina a muchos países del mundo, con el matiz de ser la única salina que, de forma artesanal, saca al mercado productos como la sal líquida, así como algunos productos que eliminan parte del cloruro sódico y hacen que sea menos perjudicial para las personas con problemas de hipertensión.

Pandemia aparte, cuenta con una producción anual de aproximadamente 300 toneladas de sal marina -de grano gordo o fino- y cinco toneladas de flor de sal. Su extensión llega a las 15 hectáreas y su primera producción data de 1955, cuando aún existían 17 salinas en la franja costera de Isla Cristina y Ayamonte.

En estos días, esperando que llegue el calor, la producción está parada, “igual que los baños de lodo, que volverán con la temporada de verano. Ahora mismo la producción no es tal, pero sí empezamos ya a retirar agua de sobra en las salinas y demás”, dice Manuela, que sostiene que es complicado sostener un negocio que vive en parte del turismo cuando el torno está cerrado y/o perpetrado, e incluso sus visitantes portugueses no pueden salir del país.

“Aguantamos el tirón al máximo, y eso que hay días que no viene nadie, pero la tienda está abierta”, asevera.

8M: “Los mismos derechos y deberes”

Manuela dirige un equipo mixto, “en el que todos, hombres y mujeres, tenemos los mismos derechos y deberes”.

Sostiene la empresa desde hace unos 14 años, y ahora “estamos aguantando lo último, con un abandono total por las administraciones. El año pasado decidimos empezar porque la empresa no se puede quedar parada, pero no sé cómo podemos dar impulso a las empresas si ni siquiera nos reciben”.

No obstante, intenta tener toda la moral posible para gestionar a la plantilla mermada en temporada baja, que roza los diez trabajadores en verano.

Cuando llegue el calor es cuando se adaptan las salinas para que puedan ser visitadas por turistas, quienes conocen así los métodos tradicionales de producción de sal.

Una idea que se incluyó en el Plan de Acción del Consorcio de Turismo Sostenible Costa Occidental de Huelva, iniciado en 2010, y que supuso reparar los muros para posibilitar el acceso de los visitantes a 8 hectáreas de salinas, limpiar los lodos para la evaporación de sal o construcción de nuevos aseos.

La iniciativa se completa con la construcción de un observatorio de aves y el diseño de paneles informativos. La oferta es amplia, ahora falta que se vaya la pandemia y vuelvan los visitantes.

Y que no haga falta que sea 8M para que se visibilice el trabajo de las mujeres al frente de empresas de éxito.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Loading…

    0
    pinches cocina lepe

    Necesitan cinco pinches de cocina para restaurante de comida rápida

    repartidor moto o bici

    Buscan siete repartidores con moto o bici propia